DIC y DAC: dermatitis irritativa y dermatitis alérgica de contacto

Las dermatitis de contacto son reacciones inflamatorias cutáneas.

Se distinguen en DIC y DAC, dos acrónimos que significan:

  • DIC: Dermatitis Irritativa de Contacto
  • DAC: Dermatitis Alérgica de Contacto

Si bien están provocadas por mecanismos diferentes, pueden tener manifestaciones cutáneas muy parecidas, como piel enrojecida, con hinchazón (edema) y sarpullidos (pápulas, ampollas) por eso, incluso para el especialista, también puede ser difícil diferenciar entre una DIC y una DAC. Por consiguiente, para obtener un diagnóstico preciso, muy a menudo es necesario estudiar el caso con más profundidad y realizar pruebas clínicas.

Dermatitis Irritativa de Contacto

La DIC es una forma de reacción inflamatoria que no afecta al sistema inmunitario (a diferencia de la DAC), con evolución diferente según el tipo de agente irritante (químico, físico, biológico), del tipo y del tiempo de contacto.

Generalmente está relacionada con la acción irritante de algunas categorías de sustancias (tensioactivos agresivos, muy desengrasantes para la piel, ácidos y bases, solventes) o al efecto de agresiones medioambientales como el frío, el viento y los cambios de temperatura. 

La DIC depende sobre todo de la susceptibilidad cutánea individual (por ejemplo, niños pequeños, ancianos) y de condiciones de función barrera alterada que hacen que la piel sea más sensible y reactiva (por ejemplo, en presencia de patologías dermatológicas).

Algunos ejemplos típicos de DIC son los eritemas que se manifiestan en los niños en la zona del pañal o tras un contacto con lana y productos limpiadores o también, en los más pequeños, alrededor de la boca por el contacto con la saliva. En los adultos, por el contrario, es una típica manifestación profesional en quienes realizan trabajos que conllevan un contacto frecuente con agua y productos limpiadores, como por ejemplo los camareros, los peluqueros o los profesionales sanitarios. Naturalmente la DIC puede manifestarse también en quienes utilizan a menudo productos para la limpieza de la casa, sobre todo sin guantes.

Muy a menudo la DIC deriva de una condición de piel sensible o hipersensible al ser más “reactivas” y delicadas.

Las manifestaciones visibles y más comunes de la dermatitis irritativa son piel enrojecida, agrietada y áspera incluso con ampollas y sarpullidos. El prurito no está generalmente presente (típico por el contrario de la DAC), mientras que sí lo es la sensación de escozor.

Podemos diferenciar entre:
DIC aguda que se manifiesta con una reacción inflamatoria parecida a la de la DAC y puede ocurrir incluso una sola vez en la vida y DIC crónica caracterizada por una alteración de la función barrera de la piel que conduce a un recambio celular epidérmico muy rápido y por tanto a un engrosamiento cutáneo.

¿Cómo tratar la DIC?

La limpieza es un gesto cotidiano fundamental, pero puede alterar el equilibrio de la piel, sobre todo si es sensible. Es importante evitar lavados con limpiadores demasiado agresivos porque pueden agravar las condiciones de una piel ya irritada. Mejor apostar por limpiadores delicados con poder espumante bajo o nulo tanto para el rostro como para el cuerpo.

Después de la limpieza es recomendable utilizar tratamientos protectores y fortalecedores que vuelven la piel más “resistente” y además tratamientos calmantes para una aplicación localizada en la zona de la piel enrojecida.

Para las personas que por motivos profesionales están expuestas al contacto con sustancias agresivas o simplemente expuestas a un contacto frecuente con el agua, existen formulaciones especiales que crean una película protectora que defiende la piel de las agresiones externas como una barrera invisible, combinándolas con un producto hidratante y emoliente.

Dermatitis Alérgica de Contacto

Como sugiere el acrónimo, la DAC también es una reacción inflamatoria de la piel, sin embargo, a diferencia de la DIC, hay una participación del sistema inmunitario.

Eso significa que la persona se vuelve intolerante al contacto con una cierta sustancia, o lo que es lo mismo, se vuelve más sensible porque su sistema inmunitario reconoce a esa sustancia como “enemiga” y como tal la “combate”.

De hecho, la dermatitis de contacto alérgica consiste en dos fases:

1.     FASE de INDUCCIÓN: en la que se produce el primer contacto con la sustancia alergénica. No conduce a una manifestación clínica visible, pero provoca una activación del sistema inmunitario con formación de células “memoria”.
2.     FASE DESENCADENANTE: en la que se produce el segundo contacto con la sustancia alergénica que, al atraer la atención de las células “memoria”, provoca una auténtica manifestación alérgica.

 

En la mayoría de los casos la DAC se manifiesta tras el contacto con la sustancia alergénica, raramente se localiza en otra zona del cuerpo. En algunos casos se pueden observar manifestaciones alérgicas más agudas o incluso a nivel sistémico.

La intensidad y la localización de la manifestación alérgica están influenciadas por numerosos factores, siendo los más significativos el tiempo de contacto y zona de aplicación.

La DAC se manifiesta con edema, rojeces, pápulas, descamaciones y lesiones cutáneas, señales muy parecidas a las de la DIC aguda, por tanto, puede ser difícil comprender exactamente si una sustancia concreta, es decir un alérgeno, está implicada o no lo está.

Si se manifiesta una DAC ¿cómo se puede saber a lo que somos alérgicos?

Para intentar comprender a qué sustancia somos alérgicos, se recurre a la prueba del parche (o prueba epicutánea) que consiste en aplicar en la piel de la espalda la sustancia sospechosa (batería de sustancias) de manera que entre en contacto con la piel mediante un parche (patch test), de ahí su nombre.

Además de los potenciales alérgenos, se aplica siempre también una sustancia no alergénica (la vaselina) adecuada para comprobar la validez de la prueba (control negativo).

El parche se quita tras 48-72 horas desde el momento de su aplicación y, según las manifestaciones cutáneas observadas (enrojecimiento, descamación, hinchazón, presencia de ampollas), el especialista distingue entre:

  • reacciones negativas (ninguna reacción o reacción dudosa)
  • reacciones positivas, es decir, que confirman la alergia, con indicación de la intensidad de la reacción que se expresa con el símbolo + (+ = débil ++ = intensa +++ = extrema

 

Potencialmente cualquier sustancia puede ser causa de DAC, sin embargo, algunas son responsables de reacciones alérgicas de contacto con mayor frecuencia.

¿Cuáles son las sustancias principalmente responsables de las reacciones alérgicas?

Una idea general puede derivar de la serie estándar de alérgenos elaborada por la Società Italiana di Dermatologia Allergologica Professionale e Ambientale (SIDAPA), en la que figuran metales pesados (níquel, cromo, cobalto), algunos conservantes, alérgenos de los perfumes (mezcla de perfumes), la parafenilendiamina (PPD) y otros ingredientes que a menudo causan alergia (como la neomicina, un fármaco utilizado como antibiótico; la lanolina y la colofonia).

¿Qué alérgenos pueden contener los cosméticos?

Níquel:

el níquel no es un ingrediente cosmético sino una sustancia presente como impureza derivada de materias primas como los pigmentos y más raramente como residuo de elaboración de productos.
En los cosméticos, el níquel y sus compuestos están prohibidos, pero como esta impureza no se puede eliminar totalmente, la normativa cosmética vigente (Reglamento CE nº 1223/2009) admite la presencia de trazas técnicamente inevitables.
Con las actuales tecnologías es imposible crear productos cosméticos completamente sin níquel, pero sin embargo es posible prestar especial atención a la selección de los ingredientes de origen, comprobar a continuación el producto de manera que las trazas de níquel sean lo más bajas posible y por último realizar productos níquel testado

Cromo y Cobalto:
pueden estar presentes en los pigmentos utilizados en el maquillaje; son metales menos comunes como impureza con respecto al níquel, sin embargo, precisamente algunos pigmentos minerales se basan en estos elementos.

Conservantes alergénicos:
mezcla de isotiazolinona con metilicloroisotiazolinona, mezcla de parabenos (mezcla de 4 derivados del ácido p-hidroxibenzoico), formaldehído. Concretamente, este último no es un conservante admitido por la normativa cosmética en vigor en la Unión Europea (ref. Reglamento 1223/2009), pero algunos conservantes (por ejemplo, imidazolidinil urea) actúan como tales liberando precisamente formaldehído.

Mezcla de perfumes:​
mezcla de sustancias comúnmente utilizadas en los perfumes o aromas como por ejemplo eugenol, geraniol, hidroxicitronelal, limoneno, linalool, etc. Estas sustancias están identificadas como “alérgenos de los perfumes”, sin embargo, pueden derivar también de derivados vegetales como los extractos de plantas.

Parafenilendiamina (PPD):
esta sustancia pertenece a una familia de aminas denominadas fenilendiamina (o también diaminotoluenos). Es el colorante básico más usado en los tintes para el cabello.

Para saber más al respecto lee también el apartado dedicado a nuestra “Filosofía de los sin” en la página QUIÉNES SOMOS.

¿Cómo tratar la DAC?

En los casos de DAC hay que apostar por formulaciones específicas, creadas expresamente para respetar el equilibrio de la piel, evitando la aparición de reacciones cutáneas.

Existen productos que no contienen las sustancias que con más frecuencia pueden provocar una reacción alérgica como determinados conservantes y perfumes, siempre y cuando aparezca indicada la ausencia de alérgenos.

En los casos de alergia al níquel, y posiblemente al cromo y al cobalto, es importante prestar especial atención al maquillaje que se utiliza.

En cuanto a las reacciones intensas de DAC se puede recurrir a tratamientos específicos que ayudan a calmar el prurito, además de a formulaciones con activos que favorecen la renovación de la función barrera, contrarrestando eficazmente el enrojecimiento y el estado inflamatorio cutáneo.


¿Quieres saber de más?

Hace una pregunta a nuestros expertos

Todos los productos BioNike de las líneas TRIDERM, DEFENCE y PROXERA están formulados para reducir el riesgo de intolerancia y son adecuados para las pieles sensibles. De hecho están sometidos a la prueba del níquel, SIN conservantes, SIN perfume (o con perfume libre de alérgenos), SIN gluten, y elaborados con ingredientes rigurosamente seleccionados y controlados.

Te recomendamos en cualquier caso consultar con tu farmacéutico y/o tu dermatólogo que te aconsejarán lo mejor posible.

¿Sabías que?

La DAC está poco influenciada por la predisposición individual y por el contrario muy influenciada por una barrera cutánea alterada como por ejemplo en presencia de dermatitis atópica.

Para la limpieza y el tratamiento en los casos de dermatitis atópica, la investigación BioNike ha creado la línea TRIDERM ALFA específica para pieles hiperreactivas y con tendencia atópica, o lo que es lo mismo, con fórmulas esenciales, simples y sin potenciales agentes irritantes/alergénicos.

TRIDERM ALFA comprende un producto limpiador adecuado tanto para el cuerpo como para el cabello y cuatro productos para utilizar como tratamiento diario hidratante y emoliente en todo el cuerpo.