Limpiar e hidratar la piel sensible

Las molestias de la piel sensible se pueden reducir con una rutina diaria que respete su equilibrio.

La piel sensible es una piel que reacciona de manera extrema a los estímulos externos, generalmente a causa de alteraciones de la función barrera cutánea que la hacen más vulnerable a los agentes potencialmente irritantes.
Es una piel con defensas muy frágiles y por ello se encuentra más expuesta a las agresiones externas.

La sensibilidad cutánea afecta sobre todo al rostro y se manifiesta con escozor, prurito o picazón, irritación y sensación de «piel tirante», en ocasiones acompañadas de sequedad y rojez.

El malestar relacionado con la piel sensible puede disminuir mucho con una rutina diaria que respete la fragilidad y restablezca su bienestar.

Concretamente necesita ser limpiada, hidratada y protegida con productos expresamente elaborados, formulados con ingredientes cuidadosamente seleccionados con el fin de garantizar una elevada tolerancia cutánea.

En los productos específicos para las pieles sensibles generalmente se excluyen aquellos ingredientes que, más que otros, pueden ser responsables de intolerancias y alergias.

Aquí tienes algunos consejos para el tratamiento diario de la piel sensible.

¿Cómo limpiar la piel sensible?

A pesar de lo que a menudo se piensa, la limpieza es fundamental porque, además de los restos de maquillaje, elimina las impurezas de la contaminación que pueden resultar irritantes.
Sin embargo se trata de un gesto diario que puede alterar considerablemente el equilibrio de la piel, sobre todo si es sensible.

Por lo tanto es importante evitar lavados frecuentes con agua demasiado caliente y con limpiadores faciales demasiado agresivos. De hecho ambas cosas modifican el pH epidérmico y dañan el manto hidrolipídico superficial.

Para la piel mixta o grasa se puede elegir un gel limpiador equilibrante para unir a la limpieza los efectos purificantes de ingredientes seborreguladores específicos.

Aún más indicado es elegir formulaciones en forma de leche que evitan tener que utilizar agua, sobre todo si se tiene la piel seca.

En caso de piel hipersensible es recomendable utilizar un producto especialmente delicado, como un agua limpiadora pues, al ser sin aclarado, cuenta además con la ventaja de evitar los efectos irritantes del agua del grifo muy calcárea (dura), típica de muchas localidades.

En caso de rojeces también puede ser de ayuda utilizar un producto calmante para proporcionar un alivio inmediato.

¿Cómo hidratar la piel sensible?

La hidratación es el mejor “cuidado” para la piel porque regula el contenido de agua, incrementándola en las diferentes capas de la epidermis, concretamente en la más superficial (capa córnea), reforzando así la función barrera y aumentando su capacidad de defensa.

Cuando se trata de la piel sensible es importante además elegir productos con función:

  • liporreparadora, para restaurar tanto el manto hidrolipídico como la función barrera de la capa córnea
  • antioxidante, para proteger del estrés oxidativo
  • calmante, para reducir las sensaciones molestas y las posibles rojeces cutáneas

Para el día se puede elegir una crema hidratante y protectora contra las agresiones externas, adecuada inclusive como base de maquillaje. Para la noche una crema reparadora con textura rica que además de potenciar la  capacidad natural de retener el agua, fortalezca la barrera cutánea.

Maquillaje

El maquillaje puede representar un problema para la piel sensible e hipersensible, sobre todo por la presencia de algunos componentes y en ocasiones por el escaso nivel cualitativo.
​Por consiguiente es de suma importancia elegir un maquillaje formulado con ingredientes seleccionados y además controlados de manera exhaustiva y específica, sobre todo en cuanto al contenido en metales pesados, como níquel, cromo y cobalto, que pueden provocar alergias de contacto.

Para profundizar en el tema, lee nuestro artículo: Maquillar la piel sensible


¿Quieres saber de más?

Hace una pregunta a nuestros expertos

Todos los productos BioNike de las líneas TRIDERM, DEFENCE y PROXERA están formulados para reducir el riesgo de intolerancia y son adecuados para las pieles sensibles. De hecho están sometidos a la prueba del níquel, SIN conservantes, SIN perfume (o con perfume libre de alérgenos), SIN gluten, y elaborados con ingredientes rigurosamente seleccionados y controlados.

Te recomendamos en cualquier caso consultar con tu farmacéutico y/o tu dermatólogo que te aconsejarán lo mejor posible.

¿Sabías que?

BioNike ha patentado el complejo Beta-Glucano/L-Carnosina, una asociación muy eficaz para restablecer el equilibrio y potenciar las defensas de la piel protegiéndola contra la deshidratación y el enrojecimiento. Esta asociación de activos está presente concretamente en los productos para la piel hipersensible de la gama DEFENCE TOLERANCE.